Antioxidantes: la opción púrpura

Si ya estaba interesado en un estilo de vida saludable, es probable que haya oído hablar de las increíbles propiedades para la salud de los antioxidantes. ¿Sabía que las frutas y verduras azules, moradas y oscuras son algunas de las mejores fuentes de estas sustancias que combaten los radicales libres?

Aunque de niño le insistieran en que se comiese las verduras, hay más de una razón por la que debería incluir alimentos naturalmente oscuros en su dieta.

¿Por qué son tan buenos los antioxidantes?

Si su dieta ya es equilibrada probablemente se pregunte: ¿a qué viene tanto revuelo por los antioxidantes? Explicado de forma sencilla, su cuerpo se encuentra bajo el ataque constante de algo llamado “radicales libres”. Son el método que tiene su organismo de combatir amenazas como las infecciones, los virus y las bacterias. Eso no suena tan mal, ¿verdad? El problema viene cuando el cuerpo produce más radicales libres de los necesarios, por lo general como una reacción a oxidantes perjudiciales de nuestro entorno como el humo del tabaco, la contaminación del aire, el alcohol e incluso la radiación. Como resultado, este exceso de radicales libres comienza a atacar a las células sanas del cuerpo en lugar de limitarse a combatir las amenazas. Los antioxidantes ayudan a detener estos ataques y evitar que se produzcan más daños.

¡Genial! Entonces, ¿cómo podemos obtener antioxidantes?

Un “superalimento” que suele identificarse como rico en antioxidantes es el humilde arándano. Sin embargo, existen muchas frutas y verduras, cuyo color es naturalmente azul, morado o negro, que también resultan muy beneficiosas. Esto se debe a la gran cantidad de pigmentos flavonoides que contienen, llamados antocianinas. Las antocianinas son las que aportan esos colores oscuros a los alimentos. Varios estudios han demostrado que pueden incluso tener un efecto positivo en el control del peso, pues mejoran el metabolismo y regulan el nivel de azúcar en sangre.

Cuando se trata de frutas y vegetales, pasarse al lado oscuro puede ser una excelente opción. Como idea para empezar, puede probar frutas rojas o moradas como las ciruelas, los higos, los arándanos e incluso las uvas negras. La col lombarda es una sabrosa y atractiva alternativa a la normal, mientras que las berenjenas son una opción deliciosa más allá de aquella musaca que probó durante las vacaciones en Grecia. Si quiere disfrutar de una experiencia completamente nueva, le recomendamos probar las variedades moradas del tomate, el brócoli e incluso la zanahoria (un dato curioso: hasta que nosotros le añadimos el color naranja, la zanahoria era una verdura naturalmente morada).

Al añadir verduras y frutas negras, azules y moradas a su dieta estará incorporando una estupenda fuente de antioxidantes. Y es que no solo tienen un aspecto excelente en el plato, sino que también son la opción estrella para ayudar a su cuerpo a combatir los radicales libres.