Pequeñas maravillas de color rojo

De hecho, las cerezas son apreciadas en países de todo el mundo, por ejemplo en el Reino Unido se celebra el Día Nacional de la Cereza, y en los Estados Unidos hay festivales enteros dedicados a esta fruta. Parece que nunca nos cansamos de comer este pequeño fruto rojo ni de su textura firme y de su deliciosa dulzura o acidez (dependiendo de las preferencias de cada uno).

No sólo esto, las cerezas se han usado medicinalmente durante muchos años gracias a los beneficios que aportan a la salud, ya que son ricas en nutrientes, vitaminas y minerales.

Parece que nunca nos cansamos de comer este pequeño fruto rojo ni de su textura firme y de su deliciosa dulzura o acidez.

La ciencia de las cerezas

La carne de color rojo oscuro de la fruta contiene compuestos flavonoides polifenólicos conocidos como glucósidos antocianinas. Las antocianinas son los pigmentos de color rojo, púrpura o azul que se encuentran en muchas frutas y verduras. Las antocianinas se concentran en gran medida en la piel y son conocidas por proporcionar una serie de potentes propiedades antioxidantes.

Algunos estudios recientes han analizado esto detalladamente; algunos investigadores que se han centrado en las cerezas Montmorency han descubierto una serie de beneficios potenciales asociados con el concentrado ácido del zumo de este tipo de cerezas.

Beneficio sugerido: la recuperación del ejercicio

Los ciclistas que se están preparando para un día de carrera pueden encontrar un nuevo tipo de bebida deportiva – el zumo de cerezas – beneficiosa para ayudarles a recuperarse después del ejercicio. Según un estudio realizado, el zumo de las cerezas Montmorency ayudó a acelerar la recuperación, mantener la función muscular y reducir ciertos marcadores de la inflamación inducida por el ejercicio hecho por un grupo de ciclistas que participaron en la simulación de una carrera de carretera.

Dieciséis ciclistas varones bien entrenados fueron divididos en dos grupos. Un grupo consumió zumo de cereza Montmorency, mientras que al otro grupo se le dio una bebida placebo que contenía una cantidad igual de hidratos de carbono. Los investigadores observaron que los ciclistas en el grupo del zumo de cerezas Montmorency mantenían la función muscular y experimentaban una reducción en ciertas respuestas inflamatorias, en comparación con los que consumían la bebida placebo.

Curiosamente, el zumo de cereza ácida también parecía mantener la eficacia del ejercicio, reduciendo la cantidad de oxígeno de los músculos necesaria para realizar un esfuerzo. Los valores máximos de consumo de oxígeno del grupo de zumo fueron más bajos después de 24 horas, en comparación con los del grupo placebo.

Beneficio sugerido: mejoría del sueño

La investigación sugiere que un ritual diario de beber zumo de cerezas por la mañana y por la noche puede ayudar a conciliar mejor el sueño. Las cerezas Montmorency son una fuente natural de melatonina, una hormona que ayuda a regular el ciclo sueño-vigilia.

Los investigadores observaron que beber zumo de cerezas Montmorency dos veces al día durante dos semanas ayudaba a aumentar la duración del sueño casi 90 minutos entre adultos de edad avanzada con insomnio.

Las personas que bebían zumo de cereza ácida dos veces al día eran capaces de dormir más de una hora por noche, en un entorno controlado (una media de 84 minutos).

La investigación sugiere que el concentrado de cereza podría incluso ser beneficioso para aquellos que tienen dificultad para dormir, como las personas afectadas por el insomnio, los que trabajan por turnos o que sufren de “jet lag”.

Beneficio sugerida: alivio de la gota

Los investigadores encontraron que después de beber concentrado de zumo de cereza Montmorency, los niveles de ácido úrico en el organismo de los participantes de un grupo de prueba se redujeron significativamente, en tan sólo unas horas. Esto tiene un interés potencial, dado que los niveles elevados de ácido úrico pueden provocar gota. Tal vez no resulta especialmente glamuroso, pero es una muestra más de la gran variedad de formas en las que una sencilla cereza puede ayudar a apoyar las funciones de nuestro cuerpo.

Pequeño… potente

Esos son sólo algunos de los hallazgos más recientes sobre el potencial de esta pequeña pero potente baya. Debido a que su popularidad no va a desaparecer pronto, parece que todavía hay más razones para añadirlas a nuestra dieta, y tal vez la próxima vez que disfrutes de un rico postre con una cereza por encima, no deberías sentirte tan culpable…

NS-186x186_microsite_Apr-2015