Las semillas de la satisfacción

Muchos de nosotros sabemos que los alimentos orgánicos son altamente nutritivos y presentan pocos o ninguno de los aditivos y conservantes que podemos encontrar en la mayoría de los alimentos procesados que encontramos en los estantes de los supermercados. Sin embargo, muchas personas creen que la búsqueda de productos de buena calidad implica proveedores especializados o precios más elevados.

Pero existe otra opción para todos aquellos que quieran introducir más alimentos naturales en su dieta; ¿por qué no producirlos en casa?

El cultivo de sus propias frutas y verduras tiene un encanto especial. Desde sembrar las semillas y observar los primeros brotes, hasta ver cómo crecen y maduran las plantas… y por supuesto, el entusiasmo de elegir sus propios cultivos y poder disfrutar de las frutas y verduras en las que ha trabajado.

Más fácil de lo que cree…

Aquí está la gran noticia… no es necesario tener una huerta, ni siquiera un jardín. Puede tener sus propios cultivos utilizando maceteros y tiestos en un balcón o en un pequeño patio pavimentado. Si tiene un jardín, pero no cree que haya espacio para una parcela con hortalizas, use recipientes o maceteros colgantes, o intente cultivar las hortalizas entre las flores y el resto de plantas.

Desde un punto de vista nutricional, tendrá la satisfacción de saber que no solo obtiene nutrientes esenciales de (a partir) una fuente natural, sino que además los ha cultivado usted mismo, llevándolos de la tierra a la mesa con sus propias manos.

Para ayudarle a comenzar, presentamos algunas ideas para cultivar alimentos básicos y nutritivos en casa. Todos pueden cultivarse a partir de las semillas o, si lo prefiere, puede comprar plantones en un centro de jardinería o vivero.

Tomates

Uno de las principales ventajas del cultivo de tomates es que son muy versátiles. Se pueden comer en ensaladas, rallarlos para las tostadas del desayuno, hornearlos o utilizarlos como ingrediente en muchos platos.

Son muy ricos en vitaminas A, C y E, y además son una fuente excelente de licopeno, un antioxidante que proporciona a los tomates su clásico color rojo. Además, son fáciles de cultivar en macetas, jardineras, bolsas para cultivos e incluso maceteros colgantes, donde los frutos colgarán por los lados. Las variedades más pequeñas de tomates cherry son especialmente adecuadas para crecer en maceteros colgantes.

Hojas para la ensalada

Las hojas para ensaladas, como las lechugas, espinacas, berros o escarolas, también son fáciles de cultivar, y, de hecho, combinan a la perfección con los tomates; pueden crecer entre otras plantas siempre que les llegue suficiente luz. Las hojas para ensaladas crecen bien en maceteros o cualquier recipiente pequeño y no ocupan demasiado espacio.

Si se recogen y se comen frescas, estas hojas aparentemente ligeras están llenas de vitaminas y minerales. Por ejemplo, el berro es una buena fuente de vitamina C, mientras que las jóvenes hojas de espinacas y la escarola son ricas en ácido fólico y hierro: 90 g de espinacas y escarola proporcionan aproximadamente 130 mcg de ácido fólico.

Calabacines

Aunque los calabacines ocupan más espacio, son fáciles de cultivar y pueden ser frutos prolíficos. Además, son una fuente nutricional increíblemente versátil.

Son una buena fuente de potasio y vitamina C. De hecho, una porción de 100 g de calabacines ligeramente cocinados pueden proporcionar aproximadamente la mitad de la dosis diaria recomendada de vitamina C.

Hornéelos, haga un salteado, rellénelos… son un ingrediente útil en una gran variedad de platos, y si además también ha cultivado tomates, ya puede preparar un delicioso pisto.

Zanahorias

Los tubérculos, como las zanahorias, son una verdura esencial que debe incluir en su dieta y son incluso más dulces y sabrosas cuando se cultivan orgánicamente en casa. Aunque tradicionalmente se cultivan en la tierra, es posible cultivar variedades “de raíz corta” en maceteros. Por otra parte, algunas personas cultivan las zanahorias en maceteros altos y finos o incluso en tubos de desagüe.

Su distintivo color naranja proviene del antioxidante beta-caroteno, (que también es un factor clave para la salud de los ojos, de ahí la leyenda de comer zanahorias para mejorar la vista). Crudas, ralladas o picadas, hervidas, al vapor o en guisos, sopas o estofados, las zanahorias son versátiles y conservan muy bien sus nutrientes independientemente de como se preparen.

Fresas

Una de las frutas favoritas tanto para niños como para adultos, las fresas son versátiles ya que pueden cultivarse en el jardín, macetas, o incluso en un macetero colgante. Se pueden comprar macetas especiales para fresas, con huecos o cavidades para que crezcan las plantas y los frutos caigan por los lados.

Las jugosas fresas son una auténtica delicia, y aún mejor cuando sean de su propio cultivo: los agricultores suelen afirmar que pueden “saborear el sol” en sus propias fresas. Ricas en potasio, ácido fólico y vitamina C, las fresas son una de las formas más sabrosas y complacientes de tomar nutrientes esenciales.

Un paso más allá

Estas son solo algunas ideas para empezar, pero si le pica el gusanillo de la jardinería ¿por qué no ampliar sus horizontes? Puede invertir en bolsas de cultivo o convertir una zona del jardín en un huerto. Si le falta espacio y desea buscar más oportunidades para los cultivos, busque una parcela cerca y alquile un terreno, o consulte si hay algún programa de huertos comunitarios en su área.

Por último, recuerde que la regla de oro en nutrición es la variación, por lo tanto, ¿por qué no diversificar y ampliar su cosecha a medida que se sienta más seguro? El cultivo de diferentes productos también le puede ayudar a descubrir nuevas recetas, a medida que busca la manera de aprovechar al máximo su nueva riqueza.

No cabe duda de que cultivar sus propios alimentos orgánicos es nutricionalmente beneficioso, pero puede ser mucho más. Cultivar su propio terreno y conectar con la naturaleza para “crear” sus propios alimentos, puede ser una emocionante y satisfaciente experiencia.

Empezar es realmente fácil y disfrutará de un desarrollo infinitamente gratificante ¿por qué no darle una oportunidad? Haga de la autosuficiencia su próxima parada.

eating well_small image