La vida de las mujeres mejora gracias a la agricultura orgánica

Be Bold For Change es el eslogan del Día Internacional de la Mujer de este año, el cual se celebra en todo el mundo el 8 de marzo. Este día se creó para fomentar la igualdad en salario, influencia y oportunidades, y aquí se puede ver cómo un simple cambio está ayudando a mujeres de países en desarrollo a conseguirla.

 

Los gobiernos, organismos de desarrollo y organizaciones benéficas saben que contribuir a que las mujeres tengan independencia económica es una manera eficaz de beneficiar a la mujer en sí misma, a su familia y a la comunidad en la que vive.

 

A menudo, la manera más sencilla para hacerlo es observar el papel de la mujer en el hogar. Cuando tienen una educación limitada y necesitan quedarse en casa para cuidar a sus hijos, es duro realizar los cambios drásticos que mejorarían sus vidas. Una parcela de tierra, herramientas, semillas y formación para cultivar verduras, cereales y fruta puede ser justo el impulso que estas mujeres necesitan.

 

De una pequeña semilla. . .

Pueden empezar cultivando alimentos extra para sus familias, lo cual puede mejorar rápidamente su salud, ya que comerían alimentos más nutritivos y variados. La gran diferencia llega cuando empiezan a producir más de lo que su familia puede consumir. Las mujeres, a menudo con sus hijos, pueden empezar a vender los alimentos sobrantes a vecinos o a mercados locales.

 

Pronto ganan confianza e independencia económica. A partir de ese momento es cuando mujeres como éstas realmente pueden empezar a hacer grandes cambios positivos en sus vidas y en las de sus familias. Éste puede ser su primer contacto real con la independencia, y están orgullosas de su habilidad para transformar el futuro de su familia.

 

Estudios realizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) muestran que las mujeres son más propensas a invertir sus ingresos adicionales para el bien de sus familias. Buscan maneras de hacer los cambios drásticos que pueden dar a sus familias, especialmente a sus hijos, unas vidas más sanas y largas con más oportunidades para aprender y progresar.

 

. . . crece una vida mejor

Así, deciden pagar por una atención médica mejor,  que incluya vacunas contra enfermedades infantiles comunes y comadronas capacitadas para ayudarlas durante el embarazo y el parto. Eligen mejorar la salud de su familia modernizando sus casas, quizás reemplazando los tejados de paja por tejados metálicos que ayudarán a mantenerles calientes y secos a lo largo del año, o mediante la instalación de su propio retrete. Y deciden dar a sus hijos el mejor comienzo posible en la vida, asegurándose de que reciben una buena educación, pagando matrículas, libros y uniformes.

 

Cuando las mujeres empiezan a trabajar juntas en cooperativas para compartir sus habilidades y recursos, mejoran la salud, estabilidad y perspectivas de todo el pueblo. Los ingresos adicionales que generan juntas pueden lograr grandes cambios en su comunidad durante años.

 

Beneficios orgánicos. . .

Uno de los cambios más drásticos que muchas mujeres y cooperativas están llevando a cabo en países en desarrollo es cultivar productos orgánicos en lugar de convencionales.  Eligen cultivar alimentos orgánicos no solo por sus beneficios para la salud, sino también porque el cultivo orgánico es una mejor forma de agricultura para ellas.

 

Cultivar alimentos orgánicos significa que:

  • Necesitan gastar menos en semillas, ya que se las pueden comprar a granjeros locales o comerciantes de semillas.
  • Pueden guardar semillas de una cosecha para cultivarlas al año siguiente en lugar de comprar cada año nuevas semillas genéticamente modificadas.
  • No necesitan gastar dinero en fertilizantes químicos, abonos o pesticidas.
  • Evitan dañar su entorno local y contaminar las reservas locales de agua con productos químicos.
  • Cultivan usando métodos como la rotación y asociación de cultivos, los cuales conservan el agua y ayudan a reponer el suelo y proteger la fauna.
  • No necesitan usar productos químicos perjudiciales para su salud.

 

. . .  para las mujeres y nuestro mundo

Estas mujeres eligen la agricultura orgánica porque saben que es mejor para ellas, para sus comunidades y para el medio ambiente. En un estudio de 2008, la ONU declaró que «la agricultura orgánica ayuda a alcanzar la seguridad alimentaria en África en mayor grado que la mayoría de los sistemas de producción convencionales, por lo que este tipo de agricultura tiene más probabilidades de ser sostenible a largo plazo».

 

Eso significa que pueden seguir contribuyendo a mejorar la salud, nutrición y educación de sus hijos, niñas y niños por igual. Así, sus hijas crecerán con las competencias y capacidad de tener su propia independencia económica, y disfrutarán de las mismas oportunidades que sus hermanos, sin la ayuda de organismos externos.

 

Cómo puede apoyar la iniciativa Be Bold For Change

Si quiere ayudar a mujeres en todo el mundo a conseguir la igualdad, puede que necesite sus propios cambios drásticos.

 

Si le interesan los productos orgánicos: Cambie su compra normal por productos orgánicos, preferiblemente aquellos que son de comercio justo de países en desarrollo. Puede que sean más caros, pero lo más probable es que esté ayudando a mujeres granjeras.

 

Si está interesado en el papel de la mujer en la agricultura: Invierta parte de sus ingresos en patrocinar proyectos de desarrollo que estén dirigidos específicamente a mujeres en la agricultura: Lifeplus Foundation, World Vision y Plan International son algunos ejemplos de confianza.

 

Si está interesado en todos los aspectos del progreso de la mujer hacia la igualdad: Trabaje como voluntario para distintas ONG centradas en la mujer, asesore a una mujer en sus comienzos o pruebe otras ideas de la página web del Día Internacional de la Mujer: www.internationalwomensday.com

 

 

 #BeBoldForChange

 

186x186_microsite_Mar2017