Cuidando de nuestra piel

A veces parece que nos bombardean con mensajes sobre cómo cuidar de nuestra piel, casi desde el momento en el que nacemos (“los milagros de la crema de manteca de cacao para bebés”).

Las revistas de belleza y vendedores de cosméticos asumen que todo el mundo limpia, tonifica e hidrata su piel conscientemente y conocen los beneficios de estos productos mágicos.

Por si acaso, aquí están algunas de las definiciones de los términos utilizados frecuentemente y algunas razones de por qué son importantes:

Limpieza – “lavar”

Nuestras madres nos enseñaron a lavarnos la cara. Pero el jabón, el agua caliente y una toalla de cara rugosa son duros para la piel.

Dermatólogos y esteticistas recomiendan un lavado suave, una o dos veces al día. Tras quitar el maquillaje y la suciedad que pueden obstruir los poros, la seborrea de nuestra piel puede continuar limpiando y lubricando la piel de manera natural.

Cambie esa rugosa toalla por un exfoliante suave, quizás una vez a la semana. Es una manera más suave de ayudar a quitar células muertas de la piel y puede ayudarnos a evitar poros bloqueados, lo que puede llevar a los granos.

Tonificar – “fortalecer o reforzar”

Tónicos que se usan como astringente. A menudo utilizan alcohol para conseguir una sensación extra-limpia y tersa. La visión moderna es que los tónicos quitan los aceites esenciales y dañan la piel.

Hoy en día, tonificar es el segundo paso de la limpieza, para quitar los últimos restos de suciedad y aliviar la piel. Este año los escritores de belleza alaban la limpieza en dos pasos. Tonifique – suavemente.

Hidratar – “hidratar algo”

El sol, el frío y la calefacción pueden hacer que la piel se seque. ¿Puede una loción hidratante realmente rehidratar su piel?

“Hidratación” – añadir agua – está de moda ya sea bebiendo dos litros de agua al día o agua de coco tras un entrenamiento. El consejo de los médicos es simplemente beber agua cuando uno tiene sed. Sólo si estamos deshidratados seriamente nuestra piel empieza a sufrir. Utilizar una loción hidratante el resto del tiempo es suficiente.

Las lociones hidratantes tienen ingredientes para atraer y retener agua en nuestra piel, con aceites que pueden reducir la irritación y devolver parte de la suavidad juvenil. Los médicos reconocen su eficacia para mantener la piel suave, incluso si apenas hay pruebas que demuestren otras afirmaciones más extravagantes.

Al igual que las cremas de día y cremas de noche, considere la crema de día como más suave, para proteger la piel bajo el maquillaje. Las cremas de noches son más ricas, ayudando a reparar la piel.

Puede que puede merezca la pena utilizar estos productos para ayudarnos a parecer y sentirnos en nuestra mejor versión durante más tiempo. Quizás deberíamos pensar en el cuidado de la piel como otra rama más de la vida sana. Está demostrado que reducir el tabaco y el alcohol al igual que dormir más horas y hacer ejercicio puede ser tan beneficioso para nuestra piel como lo son para nuestra salud mental y física.

Además, es más fácil que tener que comprobar si los productos que elegimos nos están causando daños no intencionados. Busque un cuidado de la fiel que sea:

Seguro para su salud y nuestro medio ambiente

Si estamos intentando elegir comida y ropa que respete el mundo en el que vivimos, deberíamos también buscar un cuidado de la piel que esté hecho con ingredientes más naturales y orgánicos.

En los productos naturales y orgánicos para cuidar de su piel no sólo importa lo que SÍ contiene. A menudo evitan el uso de químicos sintéticos dañinos como los parabenos, formaldehídos y ftalatos, los cuales se ha demostrado que causan problemas de salud. Muchos proveedores enumeran los productos dañinos que excluyen. Pero siempre compruebe los ingredientes para ver si alguna toxina potencial está incluida, al igual que el porcentaje de ingredientes orgánicos y naturales.

La manera más fiable de asegurarse de que el cuidado de la piel es realmente orgánico es buscar una certificación independiente como COSMOS (por sus siglas en inglés COSMetic Organic Standard) o un miembro como la Soil Association, Ecocert, o IONC. Y busque páginas web que hagan campaña para encontrar productores sostenibles y éticos – que trabajen para reducir el efecto perjudicial a lo largo de todo el proceso producción.

Bueno para la piel

La contaminación, el humo, la luz del sol y fumar están entre los desencadenantes de una producción inestables de moléculas llamadas radicales libres. Vemos su efecto cuando el plástico se degrada, el metal se oxida, la fruta madura y la piel muestra señales de envejecimiento, como las arrugas.

Para defender nuestros cuerpos del daño que pueden causar los radicales libres, necesitamos antioxidantes. A pesar de que los antioxidantes se dan de manera natural, elegir un cuidado de piel que les contenga puede ayudar a la piel a protegerse a sí misma. Busque en la descripción del producto antioxidantes, incluyendo Vitamina C, ginkgo, Vitamina E y resveratrol.

Amable con los animales

Los animales de agua dulce y salada pueden ser dañados por micro hebras de plástico, las cuales están presentes en algunos exfoliantes y pueden escapar al tratamiento de aguas. Los Países Bajos han liderado el camino solicitando a los fabricantes que las retiren –otros países están siguiendo esta tendencia.

Elija exfoliantes naturales como semillas o frutos secos, avena orgánica o sal de mar. Recuerde que desde 2013 los productos cosméticos vendidos en Europa no pueden ser probados en animales o contener ingredientes probados en animales.

Mientras podamos elegir cuidadosamente productos naturales y puros en nuestra rutina diaria de limpieza, tonificar e hidratar y combinarlos manteniéndonos activo, comer bien y mantener un estado de ánimo feliz, parece que todo esto puede ayudarnos realmente a tener una piel con un aspecto más sano. Piense y haga un poco de investigación y podremos asegurarnos de que mantenemos también nuestro mundo saludable.

som_186x186_microsite_nov-2016