Control de Calidad

Cada vez que hacemos una inversión importante, en una casa, un piso o un coche nuevo, dedicamos una gran cantidad de tiempo a comprobar que disponemos de la mejor información posible porque queremos hacer una buena elección. Después de todo, es nuestro dinero el que está juego.

Por lo tanto, si está pensando en invertir en un bien tan preciado como su propio cuerpo y planea utilizar suplementos nutricionales, cabe aplicar el mismo principio, incluso con más razón.

La calidad es esencial. Al igual que es primordial la calidad de los alimentos que comemos, cualquier cosa que ingiera nuestro cuerpo debe estar sujeta a la misma consideración.

Hay muchos suplementos nutricionales a nuestra disposición. Esta rama se ha convertido en una de las áreas de mayor crecimiento de la atención sanitaria y, en consecuencia, el mercado está plagado de una gran cantidad de productos diferentes, con una amplia gama de calidad y eficacia. ¿Cómo elegir entre la gran variedad de productos? ¿Qué tipo de preguntas deben hacerse?

Tal vez el primer aspecto a tener en cuenta es si el fabricante facilita información sobre el origen de los ingredientes y los procesos de investigación y desarrollo por los que han pasado, y la forma en que se han elaborado los suplementos. Siempre es mejor encontrar un fabricante de suplementos nutricionales que esté dispuesto a ofrecer las formulaciones que utiliza.

Lo ideal sería que la fórmula no contenga colores, sabores, fragancias o conservantes artificiales. 

La metodología de creación de los suplementos también es importante. ¿Cómo se han fabricado los suplementos? La producción en frío, por ejemplo, ayuda a conservar la potencia de las enzimas y vitaminas clave que, de otro modo, podrían resultar dañadas, o incluso destruidas, por el uso de calor durante el proceso de producción, disminuyendo así los beneficios nutricionales.

También es interesante conocer la manera en la que se aglutinan o unen los ingredientes de los suplementos. Normalmente se utiliza un relleno para unir los ingredientes que, a menudo, es un producto artificial, cuya única finalidad es permitir que el suplemento adopte una forma práctica para su uso. Sin embargo, algunos fabricantes utilizan rellenos con una fórmula de hierbas, enzimas y fitonutrientes vegetales (productos químicos que se originan de manera natural en las plantas), que asisten de manera activa al cuerpo a la hora de asimilar los ingredientes básicos.

La pureza es igualmente importante. Lo ideal sería que la fórmula no contuviera colores, sabores, fragancias o conservantes artificiales. También se recomienda comprobar que existe una estricta filtración para eliminar las sustancias contaminantes, los pesticidas, herbicidas y las impurezas como el mercurio o el plomo.

La información debería estar disponible en Internet: si el fabricante la comparte de manera que cualquier persona no especializada pueda entenderla fácilmente, puede estar seguro de la calidad de sus suplementos. Si está pensando en tomar suplementos, también puede encontrar sitios web que los prueban y comparan. También tiene la opción de hablar con un profesional de la salud, como un dietista o nutricionista, que también puede ofrecerle asesoramiento adicional.

En última instancia, la elección es suya. Una vez quede satisfecho con la calidad de los suplementos nutricionales que seleccione, tendrá la satisfacción de saber que ha tomado otra decisión propia, fundamentada y positiva para mejorar su bienestar general.

inset_article_NS2